Scroll to top
© 2019, DO Montsant | Privacidad
ca en es
Sin categoría

Oficina técnica

Estudio de zonificación

Es estudio de zonificación de la DO Montsant, iniciado en 2008 en colaboración con el INCAVI, es un proceso de autoconocimiento de la propia DO para profundizar en el vínculo del vino con el territorio, reafirmar su identidad y explotar su potencial vitivinícola.

A partir del análisis de diferentes parámetros como el clima, el paisaje o los suelos, y del ciclo fenológico de viñas de garnacha y cariñena, se ha llevado a cabo la segmentación de la DO Montsant en 6 zonas diferentes.

Pese a estas primeras conclusiones, la DO Montsant se encuentra inmersa aún en este proceso de autoconocimiento. Los estudios de zonificación son un proyecto vivo que a la larga permitirá llegar a conocer todas las características de la zona parcela a parcela, hasta saber qué carácter transmiten estas variables a las cepas allí plantadas y, en consecuencia, a sus uvas y vinos.

Caracterización de Garnachas y Cariñenas

Las garnachas y las cariñenas son las variedades más representativas del territorio de la DO Montsant, con un 37% y un 31% respectivamente. Con estos datos en la mano, la DO Montsant apuesta por dar valor a estas variedades autóctonas y, en su voluntad de autoconocimiento, inicia este proyecto en colaboración con el VITEC, el Parque Tecnológico del Vino de Falset.

A partir de sus primeros estudios de zonificación, en el año 2016, la DO Montsant se propone conocer a fondo cómo son sus garnachas y cariñenas, y qué diferencias presentan en función de la zona donde se encuentran plantadas.

De cara a la elaboración de este estudio de caracterización se ha seleccionado una veintena de viñas de ambas variedades y de diferentes zonas, pero que comparten elementos comunes como, por ejemplo, la edad de la cepa. Han sido vendimiadas en el mismo punto de maduración y se han vinificado de la misma manera (en depósitos de acero inoxidable, sin madera). De esta manera, sin diferencias de ningún tipo, los matices vendrán dados por la zona en la que crecen y su entorno.

Las vinificaciones hechas hasta ahora están ayudando tanto a los viticultores como a los enólogos a trabajar estas variedades en las mejores condiciones posibles. De momento, los resultados analíticos de los parámetros estudiados por el VITEC y las valoraciones de los técnicos del centro y los enólogos de la DO establecen grandes diferencias entre ellas. Diferencias que van desde la coloración, la tanicidad, la acidez o el grado alcohólico, hasta matices que afectan al volumen en boca, la presencia de notas florales o fruta, los toques de hierbas aromáticas…