Necesitas ayuda?
619 791 053 | 977 831 835

Quienes somos

DO Montsant, vinos que estiman y hablan de la tierra

Lo que hace que un buen vino se convierta en un gran vino es que transmita alguna cosa. En Montsant, estos vinos se convierten en únicos, porque nos transportan a su territorio de origen y se mantienen fieles a él. Montsant es una Denominación de Origen en forma de anfiteatro donde 16 pueblos ofrecen una gran variedad de matices en sus vinos, fruto de la orografía accidentada de la región, la variabilidad de suelos, las variedades de uva y, como no, de la mano del hombre. Suelos calcáreos, graníticos, de pizarras, de arcillas y limos; viñas alzadas, en plano o en pendiente, con más o menos influencia de los vientos del mar… Toda esta diversidad nos define globalmente como DO y configura la identidad y la singularidad de nuestros vinos.

Los vinos de la DO Montsant son productos artesanos, hechos con mimo, en los cuales la mano del hombre interviene en todo el proceso de elaboración, un proceso que es el resultado del equilibrio irrenunciable entre el campo y la bodega. El agricultor cuida de las viñas para ofrecer a las bodegas y enólogos la mejor uva, aquella que les permite crear vinos preciados en todo el mundo. Vinos tintos, rosados, blancos y generosos.

Los tintos son los más comunes en la DO Montsant, ya que gran parte de nuestra producción -más del 90%- corresponde a variedades tintas. Entre estas destacan la garnacha y la cariñena, las variedades históricas del territorio, las mejor adaptadas, las que mejor transmiten la identidad de la DO y que, por tanto, mejor nos representan. La garnacha tinta tiene un perfil aromático muy sensual, de gran complejidad, y produce vinos bien estructurados. La cariñena es aromáticamente muy intensa, y produce vinos de grado moderado y con muy buena acidez.

Los vinos rosados son intensos en nariz, sedosos en boca y destacan por sus aromas afrutados.

Los blancos han ido ganando presencia en los últimos años. Son vinos elaborados con garnacha blanca y macabeo, y se distinguen por la sedosidad, la estructura y por aromas elegantes y sutiles.

Y no podemos dejar de lado a los vinos generosos, de larga tradición en este territorio y a los que cada vez se les da más valor: dulces, rancios y mistelas han recuperado en los últimos tiempos su antiguo prestigio como producto gourmet.

DO Montsant, camino recorrido y camino por recorrer

Nos encontramos en una región de larga tradición vitivinícola, con cooperativas que han celebrado ya su centenario. Pero la DO Montsant es una denominación de origen muy joven, creada en el año 2001. Durante estos años no hemos hecho más que incrementar el número de bodegas y el número de botellas producidas, pasando a ser una de las revelaciones en el mundo del vino y convirtiéndonos en un referente del panorama vitivinícola catalán e internacional. Hoy, los vinos Montsant se encuentran en mesas de más de 40 países, pero es en el mercado más próximo, el mercado catalán, donde hemos experimentado un incremento progresivo y constante de nuestra presencia. Montsant mantiene su propósito de seguir cautivando al público con vinos de gran calidad, sin renunciar a la excelente relación de esta con el precio.

Pero no nos quedamos aquí: apostamos por profundizar en el autoconocimiento de nuestros vinos y del territorio. La prueba está en nuestros estudios de zonificación y caracterización de garnachas y cariñenas. Estudios que nos permiten proporcionar más información a viticultores y bodegas sobre nuestras variedades insignia, y cómo evolucionan en función de los suelos en los que crecen. De esta manera podemos reforzar el conocimiento forjado por la experiencia y dar lugar a nuevas miradas sobre estas uvas; un primer paso para poder trasladarlo después a los consumidores y que comprendan que “origen” justifica el vínculo de estos vinos con su territorio.