Vinos

Color miel intenso. Aromas dulces, miel, con un ligero toque cítrico. La entrada en boca es melosa y dulce. En el postgusto se mantiene la fruta, y la dulzura predomina.

dulce
macabeo

Nítido, cristalino, con atractivos reflejos dorados. Fresco, con aromas de frutos blancos, melocotón de viña, flores de acacia, ligeros toques tropicales, y una oleada de frutas cítricas que lo hacen refrescante. Entra vivo, suave, perfumado y encantador, con un final placentero.

blanco
garnacha blanca, macabeo

Blanco aromáticamente intenso, con predominio de la fruta blanca, notas tropicales bien maduras, suaves pinceladas ahumadas, hierbas de la montaña, con un ligero final mineral y sutiles aromas tostados de la barrica bien integrados. En boca goza de una buena entrada, una excelente acidez. Un blanco expresivo, afrutado, fresco ... un seductor.

blanco
garnacha blanca, macabeo

Vino blanco de color amarillo pajizo con reflejos dorados, limpio, brillante. En nariz tiene fruta madura macerada en licor, notas oxidativas, melocotón maduro, especiado. En boca es potente, mineral, hinojo. Postgusto medio, melocotón, frutos secos, nuez moscada.

blanco

Fermentado en madera, con levaduras no seleccionadas responsables de una fermentación alcohólica que ha durado 10 meses. Un blanco mediterráneo de variedades locales que le seducirá.

blanco

De color paja, en nariz destaca por los aromas delicados de fruta y flor blanca, pera y rosa silvestre. En boca es untuoso, muy sedoso, elegante y fresco con un final largo y persistente. Destaca por la amplitud y por sus aromas delicados y sutiles.

blanco
garnacha blanca, macabeo

Color amarillo pajizo y muy brillante. Aromas intensos a frutas tropicales, melocotón y flores blancas. En boca es fresco, fácil de beber y con un final largo.

blanco
garnacha blanca, macabeo

Este vino blanco presenta un color verde claro de aspecto cristalino. Olfativamente la primera impresión es agradable e intensa. Tiene un carácter afrutado en el que destacan las notas de piña en almíbar y de cítricos, entre otros. En boca es amable, suave y fresco, con la presencia aún de las notas afrutadas anteriores. Tiene un buen equilibrio que hace que su paso sea suave pero vivo. Finalmente, su postgusto es agradable y persistente.

blanco
garnacha roja, macabeo

Atrevido, elegante y limpio. En nariz encontramos notas minerales, florales y frutales. Fresco y equilibrado en boca, de tacto fino y suave al paladar con un final persistente.

blanco
garnacha blanca, macabeo
Ronadelles S.L.